Cuidado del cabello

Cabello dañado: ¿qué cuidado elegir para recuperar un cabello fuerte y brillante?

Hace tiempo que notas que tu cabello está dañado: está seco, quebradizo, las puntas se vuelven antiestéticas y tienes problemas para peinarlo.

Esto puede deberse a un uso excesivo de tu plancha o de tu secador de pelo, a deficiencias en tu organismo o incluso a condiciones externas que no son buenas para tu pelo.

De todos modos, existen soluciones para reparar el cabello muy dañado. Hoy os hablo de los tratamientos que podéis realizaros en la peluquería así como los que podéis hacer en casa, elaborando vuestros propios productos o emprendiendo una cura reparadora.

En la peluquería: tratamiento de keratina

El tratamiento de keratina es el tratamiento más habitual a realizar en tu peluquería si quieres remediar un cabello realmente dañado. Esto es lo que se llama cuidado de larga duración o cuidado profundo.

El efecto va más allá del primer champú, como es el caso de las mascarillas industriales que se venden en los supermercados.

Los efectos de un tratamiento duradero como el tratamiento de keratina son visibles durante varias semanas y la reparación de la fibra capilar se hace en profundidad.

La queratina es una proteína contenida naturalmente en nuestro cabello. Les da fuerza y ​​elasticidad. Está contenida en el interior de la fibra capilar, y protegida por las microescamas del cabello.

Lamentablemente, estas escamas tienden a dañarse por los productos químicos y las agresiones externas, por lo que ya no protegen la fibra, que pierde su concentración de queratina, una proteína que no se regenera automáticamente.

Mediante un tratamiento de queratina, se trata pues de reinyectar queratina en la fibra capilar para compensar la carencia y devolver fuerza y ​​vitalidad al cabello.

Son muchas las peluquerías que practican tratamientos de keratina. A menudo tienen su propia marca o su marca favorita.

Sin embargo, el modo de aplicación y los efectos son relativamente similares entre todas las marcas.

El tratamiento de queratina generalmente se aplica en forma de máscara y lo realiza su peluquero después del champú.

El tiempo de exposición, así como el número de pasos, puede variar según el producto elegido y el grado de daño de tu cabello, pero generalmente está entre 20 minutos y 1 hora.

El resultado de un tratamiento de keratina se puede ver de inmediato, tan pronto como tu cabello esté seco. El cabello es más brillante y flexible, también es más fácil de peinar y más suave al tacto.

La fibra capilar está profundamente reparada para efectos duraderos. El precio de un tratamiento de este tipo suele rondar los cincuenta euros.

El tratamiento de queratina también puede adoptar la forma de un alisado brasileño, del cual es el principio activo. El alisado brasileño también te traerá una rigidez relativa en tu cabello, dependiendo de la naturaleza de tu cabello y su longitud.

Este proceso, sin embargo, lleva más tiempo, entre 2 y 3 horas dependiendo del largo del cabello y cuesta más, alrededor de 300 euros.

remedios-caseros-para-el-cabello-dañado

En casa: tratamientos naturales para hacerte tú misma

Si no tienes ni el tiempo ni el presupuesto para realizarte un tratamiento de keratina de larga duración en tu peluquería, o si simplemente prefieres solucionar tu problema de cabello dañado con productos cuyo origen conoces, los tratamientos caseros son lo que necesitas.

Personalmente soy fan de los tratamientos caseros, y siempre los recomiendo más que los tratamientos que se pueden encontrar en los supermercados y que, la mayoría de las veces, solo tendrán efectos superficiales y efímeros en la salud del cabello.

Aquí hay dos recetas que considero más efectivas para mi cabello dañado, utilizando ingredientes naturales y fácilmente disponibles.

Mascarilla de aguacate y aceite de oliva

El aguacate tiene increíbles cualidades nutricionales, tanto como alimento como ingrediente cosmético. En particular, nutre el cabello en profundidad y lo protege contra la desecación.

El aceite de oliva, por otro lado, tiene excelentes propiedades hidratantes. Si no tienes aceite de oliva disponible, puedes sustituirlo por aceite de argán o aceite de cáñamo.

Machaca la pulpa de un aguacate y mézclala con 3 cucharadas de aceite de oliva. Si lo deseas, puedes agregar unas gotas de jugo de limón para darle brillo a tu cabello.

Deje actuar la mascarilla durante unos treinta minutos sobre el cabello húmedo y luego realice su champú habitual. Puedes realizar este tratamiento hasta 3 veces por semana dependiendo de tus necesidades.

Mascarilla de Miel y Plátano

La miel tiene muchas propiedades hidratantes y nutritivas que la convierten en un excelente ingrediente para las mascarillas capilares. Existen infinitas combinaciones de mascarillas de miel – con leche, aguacate, aceite de almendras dulces, etc.

Aquí tienes una receta con miel y plátano, que ayuda a fortalecer la fibra capilar y limitar la caída del cabello.

Para ello, elige un plátano muy maduro y tritúralo con un tenedor. Agregue dos cucharaditas de miel.

Aplicar la mascarilla sobre el cabello húmedo, luego dejar actuar durante una hora bajo una toalla caliente o un gorro de ducha, para permitir que los ingredientes penetren profundamente en la fibra.

Luego, lava y seca tu cabello como de costumbre, con agua tibia, para que sea más fácil quitar el plátano.

En casa: una cura de leche de coco

Si está lista para involucrarse a largo plazo para restaurar el brillo y la fuerza de su cabello, le recomiendo que tome una cura en leche de coco para el cabello.

Esta cura no sólo es conocida por su efecto potenciador del crecimiento del cabello, sino sobre todo por sus propiedades hidratantes y regeneradoras de la fibra capilar.

La aplicación de tu leche de coco o crema de coco se realiza con el dedo. Simplemente vierte el producto sobre tu cuero cabelludo, masajeando para asegurar que toda la cabeza quede impregnada, luego distribuye el resto del producto en los largos.

Para obtener los mejores resultados, envuelve tu cabello en una toalla tibia y déjate la mascarilla toda la noche; el cabello se regenera durante la noche. Por la mañana, enjuaga tu cabello con un champú o acondicionador natural.

Puedes realizar esta cura hasta 4 veces al año, pero no más a riesgo de saturar tu cabello, a razón de 2 a 3 aplicaciones por semana durante un mes.

Un tratamiento con leche de coco te permitirá encontrar un cabello fuerte y brillante, flexible, sin puntas abiertas y más fácil de peinar. ¡Los resultados serán visibles desde la primera aplicación!

Conclusión

¡No entres en pánico, el cabello dañado no es inevitable! Si un tratamiento de keratina permitirá que tu cabello se regenere en profundidad y gane hidratación y fuerza con el tiempo, también existen soluciones para hacer en casa.

Estos, ya sean mascarillas puntuales o curas, son naturales, económicos y fáciles de integrar en tu rutina diaria.

Recuerda también equiparte con un equipo (secador, plancha, etc.) adaptado a tu cabello para no dañarlo más y mantenerlo en buen estado de salud.

Leave a Reply